La Telenovela que Revolucionó el Género

La Telenovela que Revolucionó el GéneroLa Telenovela que Revolucionó el Género

Descendiente directa de la radionovela, la telenovela venezolana nació en función de la publicidad, producida en un principio con el mercado femenino como principal consumidor, las historias se basaban más o menos en el mismo hilo argumental: la lucha de la bella protagonista por superar circunstancias difíciles. Al final la protagonista y el galán, los héroes de la historia, vivían felices para siempre, y quizás mientras llegaban a eso, un posible triángulo amoroso aparecía.  El 25 de junio de 1992, sin embargo, se estrena “Por estas calles”, producto del ingenio de Ibsen Martínez, una novela que elevó las expectativas para toda novela que le siguiera. Esta novela se atrevió a romper esquemas, no solo se trataba del protagonista y sus vidas, se trataba de todo un grupo de historias donde la conexión amorosa pasó a un segundo plano. El héroe, el buen príncipe generoso y valiente no se quedó con su princesa, es más, fue asesinado muy temprano en la historia.

Se puede decir, que en “Por estas calles”, la protagonista era la sociedad venezolana. Una sociedad que se enfrentaba a los sueños rotos que una vez fueron inspirados por la promesa de la “Gran Venezuela” en los años setenta. El boom petrolero ya había pasado y lo que antes era bonanza se había convertido en corrupción, injusticia, una moneda devaluada, falta de empleos, aumento de los precios de la gasolina y millones de venezolanos enfrentándose al hambre, una salud en deterioro y falta de acceso a los beneficios sociales. Según el periodista Nelson Hippolyte Ortega, “Por estas calles” le permitió de alguna manera al país hacer catarsis y superar el trauma de la realidad social y económica y política al ver a reconocidas figuras políticas del país ser sacados de su pedestal y ser reducidas al nivel de caricaturas.

abigail-venezuela-novela-e1299210600199-150x150Esta novela fue la primera en romper el tabú en presentar historias negativas en donde las drogas, la delincuencia juvenil, la negligencia médica, la prostitución, el lavado de dinero y la corrupción tomaban lugar, pero no para glorificarlas y romantizarlas como es el caso de muchas novelas en la actualidad, que si bien tratan estos temas no invitan a la reflexión como si lo hizo en su momento “Por estas calles”. Ella fue y es aún la prueba que se pueden cambiar los esquemas y presentar una historia provocadora, al mismo tiempo que se aumenta los índices de audiencia.

Es la novela venezolana de más larga duración en la historia televisiva venezolana.  Los ratings de sintonía eran tan altos que los ejecutivos de la televisora decidieron alargarla  aún  después de la partida de su creador,  quien se negó a alargarla después de  ocho meses de transmisión. Una decisión bastante lamentable,  ya que hizo disminuir su calidad.Muchos actores deben sus carreras al éxito de esta novela, entre ellos Gledys Ibarra y Franklin Virgüez.  Por su papel como Verónica  Benarroch, la actriz Rebeca Alemán, fue nominada  Premio Nacional del Artista como Actriz Revelación del año.